• jingle lara
1 Dic 2017 amaxofobia, miedo conducir, consejos, trucos Categoría: CONSEJOS


¿Cuántas veces habremos oído decir a un amigo o un compañero de trabajo: “yo solo puedo conducir de mi casa al trabajo” o “me produce mucha ansiedad conducir por situaciones desconocidas”. ? Seguro que hasta nosotros hemos dicho alguna vez: "yo solo conduzco por el día, que por la noche me da miedo". Salvando casos puntuales, si este tipo de pensamientos son repetitivos o incluso si muchas veces este pequeño miedo a conducir nos impide realizar una conducción normal, es muy posible que nos encontremos ante un caso de AMAXOFOBIA SITUACIONAL.

Est tipo de amaxofobia lo padecen muchas más personas de las que nos puede parecer en un principio. Podemos explicar qué es la amaxofobia situacional  como el miedo que se presenta exclusivamente solo en determinados escenarios, algunos de los cuales nos los encontramos en el día a día en la carretera. Los escenarios más comunes son: túneles, pasos elevados, autopistas, o también conducir de noche.

Los factores que influyen en el inicio y mantenimiento de este miedo son parecidos a los de la amaxofobia primaria, de la cual podéis encontrar más información en este articulo del blog. Entre ellos podemos encontrar factores relacionados con la instrucción que recibimos al sacarnos el carnet de conducir (un profesor que nos de miedo, haber suspendido demasiadas veces el examen del carnet de conducir...), niveles de ansiedad elevados en nuestra vida (estrés acumulado por el trabajo, o por algún problema familiar...), ataques de ansiedad producidos en alguna circunstancia, y también haber sido víctima o testigo de algun accidente de tráfico.

En ocasiones, sabemos perfectamente cuál es la causa de nuestro miedo, pero conocer la causa no es lo mismo que saber curarse uno mismo. Ante este tipo de circunstancias, muchas veces nuestro entorno nos anima a solucionar el problema por nuestra cuenta, bien haciéndole frente de forma drástica y brutal (lanzarnos un día a conducir en hora punta en la M-30, por ejemplo) o bien intentando minimizarlo quitándole importancia ("eso es una tontería", "seguro que con el tiempo se te pasa","¿pero cómo vas a tenerle miedo al coche?"); pero este tipo de consejos no son los mejores - por muy bien intencionados que sean- y lo que debemos hacer es ponernos en manos de un psicólogo especialista que nos ayude a superar nuestro miedo a conducir.

Autoescuela Lara y el gabinete psicológico Frena Tu Miedo, queremos resaltar que esto tiene solución y nosotros podemos ayudarte. Con la ayuda de un equipo de psicólogos expertos en amaxofobia y profesores de formación vial especializados en tratar con almnos con miedo a conducir,  conseguirás conducir por cualquier lugar y en total libertad.

El proceso es el siguiente:en primer lugar, trabajarás con la psicóloga en la adquisición de estrategias para la gestión de la ansiedad y posteriormente con el profesor aprenderás habilidades de conducción para cada tipo de circunstancia. Todo este proceso estará adaptado a tu avance en la superación de tu ansiedad o tu miedo a conducir; sin prisa y a tu ritmo ¡pronto lograrás tu objetivo!

Decídete a superar tu miedo a conducir y llámanos ¡La primera consulta es gratis!

 


Más información: 

Artículo escrito por Sonia Rojas, psicóloga especialista en amaxofobia

Web: https://autoescuelalara.com/permisos/amaxofobia/99

Vídeo informativo: https://www.youtube.com/watch?v=gsyGKea3Ddw

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Facebook: https://www.facebook.com/frenatumiedo/




24 Nov 2017 terapia, clases perfeccionamiento, miedo conducir, cursos Categoría: CONSEJOS

Muchas personas se encuentran con que tienen un gran miedo a conducir: temblor en las manos, nervios en el estómago... Algunos de estos síntomas pueden deberse a un ligero temor a conducir, muy natural si es la primera clase práctica de coche que das, pero si estos síntomas son muy frecuentes y no puedes controlarlos, es posible que tengas padezcas “AMAXOFOBIA”.

La diferencia principal entre los nervios típicos al montarse en un coche y la amaxofobia es que los nervios se pasan con el tiempo y con la práctica (de hecho, muchas veces desaparecen después de aprobar el examen de conducir), pero estos nervios al volante pueden llegar a impedir que la persona conduzca ningún tipo de vehículo. Tan fuertes son los síntomas que está catalogada como una “fobia” y por eso debe ser tratada por un psicólogo especialista.

Ante la toma de decisión de acudir a un psicólogo o no, es probable que nos surjan algunas dudas: ¿realmente lo necesito?, ¿puedo solucionarlo por mí mismo?,  ¿perderé tiempo y dinero? ¡Tranquilo! Nosotros te ayudamos a responder tus dudas ;)

  1. ¿Existe malestar o sufrimiento?

Esta es la primera pregunta que debemos plantearnos la que será más decisiva para comenzar la búsqueda o no.

Como hemos dicho antes: si los nervios persisten o aumentan cada vez que tenéis que conducir en un coche, sería buena idea plantearse el pedir ayuda.

  1. Afrontar el miedo inicial de pedir ayuda.  

En ocasiones nosotros mismos podemos enfrentarnos a cierto tipo de problemas que sí somos capaces de solucionar en nuestra vida diaria, pero otras veces no podemos ejercer al mismo tiempo el rol de “psicólogo” y el de “paciente”. A veces, podemos encontrarnos con gente que lanza mensajes como: “ Yo nunca pido ayuda y me va fenomenal” ,“ Yo me soluciono todo por mí mismo”... Este tipo de mensajes pueden terminar por hacernos más daño cuando nos encontramos ante una situación que nos supera y  pueden hacer que perdamos grandes oportunidades para aumentar nuestro bienestar.

Este nerviosismo que podemos llegar a sentir cuando cogemos un coche, y que puede impedirnos realizar de forma consciente una vida normal,  sí pueden superarse con la ayuda indicada y de una vez para siempre. Solo necesitamos trabajar con un psicólogo que nos podrá guiar en el camino de la superación de nuestros nervios y nuestra ansiedad (¡aunque sea muy poquita!) para que después nos sintamos mejor con nosotros mismos y podamos retomar nuestra vida con normalidad.

  1. Enfoque positivo:

¡¡Enhorabuena!! Si has decidido superar tu miedo a conducir, estas en el camino para superarlos y poder conducir sin miedo. ¿Cuánto tiempo llevabas experimentando rechazo al propio vehículo?, ¡pues se terminó! Adiós fobia, hola carretera!

  1. La elección del terapeuta.

En primer lugar, es recomendable que busquemos un especialista en la materia que queremos trabajar, en el caso del miedo a conducir, un psicólogo especialista en amaxofobia. Podemos observar su perfil profesional y ponernos en contacto con él / ella para conocer más información (localización, honorarios..). ¡Preguntar no cuesta nada!

Además, es frecuente que la primera consulta sea gratuita. De hecho, si has tenido la oportunidad de hablar con él/ ella por teléfono y si te ha causado buenas sensaciones, la primera entrevista puede ser perfecta para decidirse.  Este será un momento no solo para recoger información acerca del problema principal (ej. evitar situaciones de tráfico), sino para el intercambio de impresiones y para la creación de un espacio terapéutico en el que se va a desarrollar todo lo demás.

Autoescuela Lara es una de las pocas autoescuelas de Madrid que dispone de un servicio especial para tratar el miedo a conducir; la terapia psicológica se apoya además en clases prácticas de coche con un profesor especialista en alumnos con esta fobia, de forma que el aprendizaje termina por superar el pánico a conducir.


Más información:

Web: https://autoescuelalara.com/permisos/amaxofobia/99

Vídeo informativo: https://www.youtube.com/watch?v=gsyGKea3Ddw

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Facebook: https://www.facebook.com/frenatumiedo/


*PRIMERA CONSULTA GRATUITA *




28 Nov 2017 consejos, conducción Categoría: CONSEJOS

Aunque parece que el frío no termina de llegar, los cambios de temperatura propios de esta época del año alteran las defensas de nuestro organismo y somos más propensos a caer enfermos. Cuando estamos enfermos, normalmente “no tenemos cuerpo para nada” y en ese “nada” incluimos el conducir. Ese reposo nos sienta bien y hace que, una vez terminado el proceso de la enfermedad, tengamos fuerzas para incorporarnos a nuestra vida diaria y podamos volver a conducir.

Pero la mayor parte de las veces, nuestras obligaciones son más fuertes que nuestro malestar y solemos preferir ir al trabajo a quedarnos en casa. Nos tomamos un par de medicamentos contra la gripe o el catarro y esperamos que se nos pase pronto. Pero, ¿somos conscientes de que no debemos conducir enfermos?  

Si somos sinceros con nosotros mismos, sabemos que no debemos enfrentarnos a la carretera cuando estamos enfermos: los síntomas de las enfermedades más comunes hacen que nuestras habilidad al volante disminuya, ya que no somos capaces de concentrarnos en la carretera y nuestros reflejos se vean afectados. A estos síntomas típicos de enfermedades como gripes o catarros debemos sumar los posibles efectos secundarios de los fármacos que estemos tomando para superar la enfermedad o aliviar sus síntomas.

Sabemos por lo que recoge en el Artículo 27. del Reglamento General de Circulación que “no podrán circular (...) los conductores de vehículos o bicicletas que hayan ingerido o incorporado a su organismo psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas, entre las que se incluirán, en cualquier caso, los medicamentos u otras sustancias bajo cuyo efecto se altere el estado físico o mental apropiado para circular sin peligro”. El motivo por el que se ha escrito esta disposición es simple: los medicamentos son peligrosos al volante. Algunos de ellos, como los antidepresivos, los antipsicóticos o los ansiolíticos, incapacitan totalmente para la conducción, viniendo esto indicado en el prospecto, ya que deprimen el sistema nervioso, causan somnolencia y algunos de ellos dolores de cabeza que imposibilitan una conducción segura.

No es frecuente que un conductor ingiera este tipo de medicamentos sin prescripción médica (y en estos casos, los médicos siempre advierte de los peligros de la conducción bajo los efectos del medicamento indicado), pero realmente, muy poca gente acude al médico por un catarro o gripe... aunque deberíamos.

En estos casos, solemos optar por la automedicación. Un par de antiinflamatorios y uno o dos analgésicos y ya estamos preparados para afrontar el día a día y coger el coche para ir a trabajar. Realmente, esta práctica es poco recomendable ya que los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos son:

 

  • Disminución de la capacidad de respuesta: tardamos más en percibir la carretera y no estamos 100% alerta de lo que ocurre en nuestro entorno.
  • Somnolencia: muchos fármacos pueden producir sueño y el sueño es uno de los peores enemigos de un conductor en la carretera.
  • Problemas auditivos (como zumbidos o pulsaciones) pueden hacer que nos distraigamos al volante.
  • Problemas de visión como “aura” o visión borrosa, especialmente si conducimos durante las últimas horas del día.

Es cierto que estos son solo efectos secundarios y que no todo el mundo puede padecerlos, pero es importante queamos en cuenta, especialmente si vamos a hacer algún viaje largo.

Desde Autoescuela Lara recomendamos que antes de medicarte, consultes a tu médico o a tu farmacéutico de confianza para que te recomiende las mejores medicinas el catarro o gripe que tengan las menos contraindicaciones posibles y además que siempre consultes el prospecto del medicamento antes de consumirlo ya que en él siempre viene indicado si existe alguna contraindicación y si se puede consumir al volante.

En este link la DGT ha creado un listado de medicamentos que se pueden consumir sin miedo a que haya interferencias con nuestras conducción, pero ¡cuidado!, en caso de que estés muy cansado o creas que tus capacidades para conducir han disminuido¡no te arriesgues! y pídele a algún familiar o amigo que te lleve ¡así no eres siempre tú el chófer! ;)

 

Social

No te pierdas nada.

Siguenos en las redes sociales

           
   

 

   

   

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web.

Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Saber más

Acepto

INFORMACIÓN SOBRE COOKIES

Debido a la entrada en vigor de la referente modificación de la “Ley de Servicios de la Sociedad de la Información” (LSSICE) establecida por el Real Decreto 13/2012, es de obligación obtener el consentimiento expreso del usuario de todas las páginas web que usan cookies prescindibles, antes de que éste navegue por ellas.

¿QUÉ SON LAS COOKIES?

Las cookies y otras tecnologías similares tales como local shared objects, flash cookies o píxeles, son herramientas empleadas por los servidores Web para almacenar y recuperar información acerca de sus visitantes, así como para ofrecer un correcto funcionamiento del sitio.

Mediante el uso de estos dispositivos se permite al servidor Web recordar algunos datos concernientes al usuario, como sus preferencias para la visualización de las páginas de ese servidor, nombre y contraseña, productos que más le interesan, etc.

COOKIES AFECTADAS POR LA NORMATIVA Y COOKIES EXCEPTUADAS

Según la directiva de la UE, las cookies que requieren el consentimiento informado por parte del usuario son las cookies de analítica y las de publicidad y afiliación, quedando exceptuadas las de carácter técnico y las necesarias para el funcionamiento del sitio web o la prestación de servicios expresamente solicitados por el usuario

¿QUÉ TIPOS DE COOKIES EXISTEN?

Sobre los tipos de cookies, existen cinco grandes grupos:

  • Cookies analíticas: recogen información del uso que se realiza del sitio web.
  • Cookies sociales: son aquellas necesarias para redes sociales externas.
  • Cookies de afiliados: permiten hacer un seguimiento de las visitas procedentes de otras webs, con las que el sitio web establece un contrato de afiliación (empresas de afiliación).
  • Cookies de publicidad y comportamentales: recogen información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario (retargeting).
  • Cookies técnicas y funcionales: son las estrictamente necesarias para el uso del sitio web y para la prestación del servicio contratado.

 

COOKIES QUE SE UTILIZAN EN ESTE SITIO WEB

  • PHPSESSID:cookie técnica y estrictamente necesaria que contiene el identificador de la sesión. Se elimina al cerrar el navegador.
  • _lang: cookie técnica y estrictamente necesaria que contiene el idioma de la sesión. Se elimina al cerrar el navegador.
  • ac_cookies: cookie técnica y estrictamente necesaria que contiene el valor de si se ha aceptado la instalación de cookies. Caduca en 1 año desde la última actualización.
  • _ga: cookie de Google Analytics que habilita la función de control de visitas únicas. La primera vez que un usuario entre en el sitio web a través de un navegador se instalará esta cookie. Cuando este usuario vuelva a entrar en la web con el mismo navegador, la cookie considerará que es el mismo usuario. Solo en el caso de que el usuario cambie de navegador, se considerará otro usuario. Caduca a los 2 años desde la última actualización.
  • _gat: Esta cookie se asocia con Google Analytics. Se utiliza para limitar la velocidad de petición - la limitación de la recogida de datos en los sitios de alto tráfico. Caduca a los 10 minutos.
  • _gid: Esta cookie se asocia con Google Analytics. Se utiliza para distinguir a los usuarios. Caduca a las 24 horas.

 

REVOCACIÓN DEL CONSENTIMIENTO PARA INSTALAR COOKIES

COMO ELIMINAR LAS COOKIES DEL NAVEGADOR

Chrome

1. Selecciona el icono de Herramientas

2. Haz clic en Configuración.

3. Haz clic en Mostrar Opciones Avanzadas.

4. En la sección "Privacidad" haz clic en Configuración de contenido. • Eliminar cookies: Haz clic en Todas las cookies y los datos de sitios… • No permitir que se almacenen cookies.

5. Haz clic en Eliminar datos de navegación (vaciar la Caché).

6. Cierra y reinicia el navegador.

Para más información sobre Chrome pulse aquí: http://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

 

Internet Explorer. Versión 11

1. Selecciona Herramientas | Opciones de Internet.

2. Haz clic en la ficha General.

3. En la sección "Historial de exploración", haz clic en Eliminar el historial de exploración al salir.

4. Seleccionar Eliminar archivos.

5. Seleccionar Eliminar cookies.

6. Haz clic en Eliminar.

7. Haz clic en Aceptar.

8. Cierra y reinicia el navegador.

Para más información sobre Internet Explorer pulse aquí: https://support.microsoft.com/es-es/kb/278835

 

Firefox. Versión 18

1. Selecciona Firefox | Historial | Limpiar el historial reciente.

2. Al lado de "Detalles", haz clic en la flecha hacia abajo.

3. Selecciona las siguientes casillas de verificación: Cookies, Caché, Inicios de sesión activos

4. Usando el "Intervalo de tiempo para borrar" en el menú desplegable, selecciona Todo.

5. Haz clic en Borrar ahora.

6. Cierra y reinicia el navegador. Puede aceptar o rechazar las cookies individualmente en las Preferencias de Firefox, en la sección Historial disponible en Herramientas > Opciones > Privacidad.

Para más información sobre Mozilla Firefox pulse aquí: https://www.mozilla.org/es-ES/privacy/websites/#cookies

 

Safari Versión 5.1

1. Selecciona el icono de Safari / Editar | Restaurar Safari.

2. Selecciona las siguientes casillas de verificación: Borrar el historial, Eliminar todos los datos de sitio web

3. Haz clic en Restablecer.

4. Cierra y reinicia el navegador.

Para más información sobre Safari pulse aquí: https://support.apple.com/kb/ph21411?locale=es_ES

 

Opera

1. Opciones - Avanzado - Cookies. Las opciones de cookies controlan el modo en que Opera los maneja y por lo tanto su aceptación o rechazo.

Para más información sobre Ópera pulse aquí: https://help.opera.com/en/latest/security-and-privacy/#clearBrowsingData Otros navegadores Consulte la documentación del navegador que tenga instalado.